𝟙𝟘 𝕞𝕒𝕟𝕖𝕣𝕒𝕤 𝕕𝕖 𝕔ó𝕞𝕠 𝕘𝕖𝕟𝕖𝕣𝕒𝕣 𝕖𝕟𝕖𝕣𝕘í𝕒 𝕪 𝕕𝕖𝕛𝕒𝕣 𝕕𝕖 𝕤𝕖𝕟𝕥𝕚𝕣𝕥𝕖 𝕒𝕘𝕠𝕥𝕒𝕕𝕠

¿Alguna vez has tenido una lista de tareas interminable, pero ni siquiera tuviste la energía para terminar las tres primeras?

Las personas nos pasamos el tiempo estando agotados, sintiéndonos mal y sin ganas de hacer nada. Demasiado cansados para ser productivos y vivir nuestros sueños o tirar adelante.

Estoy segura de que mi lista no va a resolver todos tus problemas en una sola vez, pero tengo algunos trucos sencillos que te van a ayudar a acabar con el agotamiento y ser más consciente de que lo que agota no es conseguir un sueño, por el contrario, es el hecho de no conseguirlo.

 

1. No eres un robot. Entonces no pienses que puedes saltar de una actividad a otra como si lo fueras.

Por eso, entre una actividad y otra, debes tomarte dos minutos para ti. Respira y encuentra un mantra tipo “esta actividad ya la he terminado, ahora me relajo” y después de esto, antes de pasar a una nueva, visualízala.  Imagínate que estás contento con el trabajo que vas a hacer.  Estás orgulloso de ti mismo.

2. Haz una lista de tareas a primera hora del día, cuando te bebas el café.

Repárteles en cosas importantes y urgentes; y cosas no tan importantes ni tan urgentes. Estas últimas déjalas para el final del día. Márcalas como urgentes e importantes y no olvides dejar un tiempo para lo imprevisible. Ponlo en papel.  Verás que podrás controlar más tu tiempo y, en consecuencia, te sentirás mejor contigo mismo, al conseguir planificarlo tan bien.

3. Cuando una cosa es sencilla y clara, nos gusta más.

Nos facilita el trabajo y, en consecuencia, nos hace la vida más fácil. Por esto busca las cosas claras.  Haz preguntas. No tengas miedo o vergüenza en preguntar. A la gente no le importa clarificar dudas.  Si se han tomado su tiempo para delegar, van a saber explicártelo.  Eso sí: toma notas.

4. En cada cosa que haces, dejas algo de ti mismo.

Si no sientes que engendrar una idea es como dar a luz, entonces ese proyecto no es adecuado para ti. Busca el proyecto en el cual te sientas tan involucrado, que incluso lo estés emocionalmente. Esto te ayudará a tener siempre fuerzas y energía. Siempre vas a encontrar recursos para las cosas que amas.

5. No puedes hacer las cosas solo, y por esto necesitas cultivar las relaciones con tus compañeros. Me refiero a las relaciones óptimas de trabajo.

¿Por qué? Porque, básicamente, la razón más importante por la que la gente hace cosas por ti es por simpatía.  No tienes que ser Superman, solamente tienes que llevarte bien con tus compañeros.  En el momento en que estés agotado siempre va a haber alguien que te eche una mano. En las reuniones tensas siempre van a haber voces de apoyo a tus ideas.  ¡Inténtalo! No tienes nada que perder.  Todo empieza con una sonrisa de buena mañana.

6. Conversa contigo mismo. Hazte preguntas.  Por ejemplo, antes de entrar en casa agotado y sin ganas de escuchar a nadie pregúntate: ¿que necesitan mis hijos? ¿Y mi mujer? Pues necesitan diez minutos de tu tiempo para dedicarles atención

Los escuchas y estas allá con y para ellos. Párate tres minutos antes de entrar en casa y visiona en tu mente este escenario.  Escucha diez minutos a tu esposa; deja que te cuente como le ha ido el día mientras la ayudas un poco en la cocina.  Juega/ habla diez minutos con tus hijos antes de comer/cenar.  ¿Y después qué? Después te vas a sentir mejor por ser un esposo y padre excelente. Además, entonces, ellos van a responderte con la misma actitud, pero multiplicada por diez. Así, el día que de verdad estés mal, tu esposa/esposo enseguida entenderá que necesitas paz y tus hijos te apoyarán sólo con un abrazo, y diciéndote “papa/mama tú puedes, eres el /la mejor”.

7. Si quieres empezar a construir tu sueño, hoy es el momento. Ahora, ni mañana ni el lunes. Te costará empezar cualquier cosa, pero te digo un secreto: cualquier esfuerzo se transforma en hábito si lo haces siempre a la misma hora y en las mismas condiciones cada día.

Así, que, si siempre has soñado con correr para quemar sentimientos desagradables, hazlo. Solamente vas a tener que esforzarte los tres primeros días. Después, poco a poco será más fácil.  Tras veintiún días, será como el desayuno o el café de la mañana.  Eso sí, no te voy a mentir, el primer día será difícil, vas a tener la sensación no sólo que te vas a caer, que tus pulmones han cogido fuego, sino también te sentirás observado, juzgado por no estar en forma óptima etc…  Pero te puedo prometer, que después de cada esfuerzo tu energía va a ir aumentando, así como la confianza contigo mismo, vas a notar esto no sólo en las camisas que no te venían, también en la actitud de la gente, en el trabajo y en todo lo que te rodea.

8. Sé valiente. Levántate y habla en defensa propia. 

Si quieres hacer algo, dilo, y si no también. Mira dentro de ti y con sabiduría explica lo que ves y lo que sientes. No aceptes cosas que no quieras, sólo por no decir no ya que van a hacerte sentir infeliz y además te restarán energía. No lo permitas.

9. Respétate a ti mismo.

El concepto de respeto está tan utilizado en la sociedad actual, que incluso ha perdido su esencia. Para poder respetar a los demás, debes cumplir con tus obligaciones. Para cumplir con tus obligaciones, tienes que respetarte a ti mismo, a tu cuerpo que te acompañará a lo largo de tu vida, a tu miente que te ayudará a seguir adelante y a tus sentimientos que te apoyaran a la hora de diferenciar las cosas.

Respetarte a ti mismo significa comer bien (sano), vigilar el alcohol y decir no a las estimulantes de cualquier procedencia.  Verás que al principio no notas nada, pero, con el tiempo, tendrás tanta reserva de energía, que nadie podrá quitártela.

10. Finalmente, concéntrate en las cosas que de verdad valen la pena.

He visto a muchas personas que han optado por tener muy buen un sueldo anteponiéndolo a su felicidad. A lo largo del tiempo han pasado de ser productivos a estar agotados, porque su vida laboral no tenía sentido. Vale la pena ganar menos durante unos años y coger experiencia en lo que realmente te gusta. Así, después de años de batalla vas a tener un trabajo estupendo, que te apasiona y la experiencia correspondiente. Tendrás el dinero que querías y más, porque siempre tendrás la energía necesaria para hacer lo que te gusta. Además, serás un buen compañero por el sólo hecho de ser feliz en tu puesto y tendrás buenas ideas por estar haciendo algo que te interesa. En definitiva, esto te ayudará a ascender en la empresa.

 

Espero que mis ideas hayan gustado y espero recibir las vuestras: ¿qué hacéis para tener más energía, para no sentiros cansados?

 

Ana Lombard.
No Comments

Post A Comment